All the lonely clones

Estatua de Eleanor Rigby
Aretha Franklin

Hay artistas que son personalidad pura, que le imprimen a cada cosa que hacen una impronta tan particular que incluso en ciertas ocasiones llega a atentar contra sí mismos, porque es como si el único mensaje posible fuera el propio artista. Con ciertos cantantes, por ejemplo, no importa qué cantan, lo importante es que son ellos cantándolo.
Aretha Franklin comienza su clon de Eleanor Rigby con un desparpajo propio de Aretha: le agrega ese poderoso verbo I am al comienzo de la primera estrofa y con ello deja claro a lo que vino, vino a hacer suya la canción, tanto que ella misma es Eleanor. El problema es que Aretha es tan Aretha que no puede ser nadie más. El himno a la soledad que es Eleanor Rigby se distorsiona en la voz de Aretha porque ella invita a festejar.

The Beatles – Eleanor Rigby

Aretha Franklin – Eleanor Rigby

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *